De los 188 países que cerraron las escuelas a consecuencia de la pandemia de coronavirus, solo 96 han implementado portales on line, sistemas de aprendizaje en línea o transmisiones educativas por radio y televisión.

Los datos surgen del informe “Covid-19″: ¿Qué hicieron los países para continuar con la educación a distancia?», del Observatorio Argentinos por la Educación, elaborado por Alejandro Artopoulos, director de Investigación y Desarrollo del Centro de Innovación Pedagógica de la Universidad de San Andrés.

El documento describe las acciones que los países vienen implementando para sostener el proceso de enseñanza y aprendizaje durante la pandemia.

Según la Unesco, hay casi 1.600 millones de alumnos afectados por los cierres de escuelas, lo que representa el 91,3% del total de estudiantes a nivel global. En Argentina, 14,2 millones de alumnos no asisten a clases presenciales desde el 16 de marzo. Casi todos los países latinoamericanos cerraron las escuelas, menos Nicaragua.

El informe distingue tres tipos de soluciones educativas online: sistemas LMS o Learning Management Systems (como Moodle, Classroom y Blackboard), plataformas (las que permiten enseñanza sincrónica como Zoom, Google Meet y Skype) y portales educativos. Esta última es la elegida por la mayoría de los latinoamericanos, incluida la Argentina.

En Villa Regina los números no son positivos para el sector público teniendo en cuenta que de una encuesta sobre 300 casos, 7 de cada 10 chicos no tienen conectividad o tienen que esperar a su padre, que llegue del trabajo para que les preste el celular o les de datos, para poder entregar los trabajos.

Cuando comenzó la modalidad, el porcentaje de trabajos entregados era de entre un 50 o 60%. Hoy es tan solo del 20%, agravado aun más por el anuncio que confirmó que no iba a haber calificaciones, pero sí evaluaciones, considerando que se calificaría la condición social del alumno. Los docentes notaron una baja de interés muy importante en el alumno luego de este anuncio.

Dialogando con un Docente del CET 18 de Villa Regina «Las escuelas como la nuestra tienen plataforma y a todos sus docentes en línea y cada uno con su aula digital con actividades, tareas, documentos, enlaces. Pero día a día la participación y entrega de las actividades disminuye notoriamente. Se utilizan las redes sociales:facebook, instagram y youtube para vincular a la escuela con el alumno, también se recurre a radio on line donde los profes le hablan en primera persona a los estudiantes, concursos de asignaturas como lengua y literatura buscando la creatividad y producción de cuentos. Tenemos una revista digital que será publicada esta semana, con la intención de comunicarnos por ese medio también, intentando acercarnos un poco más desde notas creadas por los docentes, con intereses comunes de los adolescentes e información interesante. Pero la brecha tecnológica es muy grande y difícil de superar generando desigualdades muy tristes y se hace notar todos los días», sentenció.

Se busca establecer vínculos pedagógicos de manera remota y estar atentos a lo que sucede en este contexto. La continuidad educativa debe transitarse en el marco de la equidad en el acceso a la educación.

El trabajo que realizan los docentes supone acompañamiento, cuestionamiento, revisión, evaluación de proceso, construcción de habilidades en los alumnos. Y para lograrlo, es necesario pensar y construir las interacciones docente-alumno en el entorno en línea. Entonces también buscan asegurar que los docentes y directivos puedan formarse y estar acompañados para repensar las formas de enseñar en un entorno en línea.

Consultamos a un docente de la Escuela 43 de Ingeniero Huergo, y entendiendo que las realidades son distintas con las que pueden tener en zonas urbanas. La estadística marca que muchas familias tienen un solo teléfono para los 5 o 6 integrantes y a eso hay que agregarle que los datos móviles en la zona rural no sirven de nada. Por ejemplo de 20 alumnos solo 3 tienen acceso a Wifi pero no tienen computadoras ni teléfono. Actualmente la respuesta por parte de las familias es muy complicada y no se llega a un 20%. «Hay familias que ya se cansaron de esta modalidad, no nos contestan, nos piden que no molestemos. Es muy complicada esta situación, tanto para la familia como para nosotros como docentes», nos relataba.

«Ayer tuve una videollamada con mis alumnos, con algunos directamente no me pude conectar porque no tenian datos o no le pudieron cargar crédito», nos contaba una docente.

Una colega de colegio secundario confesó: «Le tuvimos que cargar crédito a chicos en su celular».

Una mamá nos contaba: «No logro que mi hijo se interese por algo, lo hace por obligación».

Desde el CEM 11 su Directora: «El acceso a internet por parte de las familias es muy bajo, podríamos decir cercano al 20%. Las familias no disponen de dispositivos en sus hogares para realizar o bajar los trabajos, teniendo en cuenta que tienen varios hijos en edad escolar y que muchos padres trabajan todo el día y eso dificulta la retroalimentación del proceso de enseñanza – aprendizaje. La mayoría de los estudiantes están contactados por whats app. La respuesta en el envío de tareas es poca, muchos de los estudiantes manifiestan estar realizando las actividades propuestas, pero no disponen de conectividad para enviarlas», finalizó.

Mirate TV consultó a la Directora del Secundario Padre Cesar Rondini, colegio público de gestión privada para saber si la realidad era la misma. «Desde el comienzo de la cuarentena pensábamos que iba a ser un tiempo cortito. Salvo los chicos de primer año los demás cursos ya venían trabajando con plataformas. Nos fuimos comunicando con las familias para saber que tipo de conectividad tenían, y si contaban con internet, en función de ello la institución proveyó de notebook como para que puedan trabajar y solo a una familia se le brinda las fotocopias de los trabajos sin costo. Hay acompañamiento a los docentes con capacitaciones en el uso de nuevas herramientas y entre pares también se ayudan para darle mayor utilidad y así brindar un mejor aprendizaje», destacó.

Con respecto a la noticia desde el Ministerio de Educación de no calificar, la Directora expresó: «Nos pusimos en contacto con el representante legal y enviamos un comunicado a cada familia explicitando lo que es evaluar de lo que es calificar y acreditar. En función de esto al estudiante le queda claro que hay evaluaciones permanentes y de proceso».

«Entendemos que hay familias con problemas de conectividad y para eso los preceptores acompañan. Y el estar comunicados con cada familia es muy importante para conocer como están trabajando desde la casa y acercar la escuela al hogar. Son muy pocos los que no tienen los trabajos al día y se debe en algún caso a que el servicio se cortó por la situación económica», finalizó.

Mas allá de los problemas de conectividad, es cierto que existe desgano, no solo de los chicos, sino también de los padres que no se preocupan en algunos casos.

Esta pandemia nos sorprendió a todos, y ninguna escuela en todos sus niveles planificó un año lectivo pensándolo de esta manera. Por eso aún más, depende de todos, que nuestros hijos, nuestros alumnos y nuestros docentes, transiten este momento difícil con la mayor fluidez posible. Todos debemos colaborar para que cuando llegue el momento del reencuentro en las aulas, tanto alumnos como docentes puedan darle continuidad al aprendizaje.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here