– 27/10/2020
Dolor? Por supuesto. Duele y se siente su ausencia. Porque sentimos que el no tenerlo nos priva de posibles encuentros, abrazos, escuchar su voz, saber qué está.
Tristeza? Desde ya, porque se fue joven, porqué tenía mucho tiempo por delante para seguir construyendo esa Argentina a la que en 2003 colaboró como principal protagonista para sacar de la crisis y la decadencia casi inevitable.
Pero también sentimos cierta sensación de orgullo, de pertenencia común, de haber compartido objetivos. Sentimos que en el peronismo nos encontramos con él, con Néstor Kirchner, con su obra y su  gestión de liderazgo y gobierno. Aunque no esté físicamente. Aunque cada 27 de octubre alguna lágrima se nos escape.
Néstor fue un militante y un dirigente. En tiempos sucesivos y también en tiempos similares. No dejó nunca esa impronta de peronista de base, de barrio, de pueblo. Y cuando en esas esquinas de la historia, allá por 2002/2003 se encontraron un pueblo que venía reclamando mejor vida y mejor futuro con ese gobernador santacruceño que también cargaba esos deseos, se alumbró una candidatura y esa candidatura devino en una presidencia, seguramente la mejor que existió desde la vuelta de las instituciones democráticas.
A diez años de su partida lo recordaremos con compromisos. Como defender el gobierno del Frente de Todos, que es nuestro gobierno y que encabezado por Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner pelea denodadamente por evitar los daños que provocan desde lo sanitario, la pandemia del Covid19 y desde lo económico una grave realidad que se nutre de aquel descalabro y tremenda desorganización económica que nos legara el gobierno de Macri.
No es fácil. Hoy la Argentina no es fácil. Hoy nuestro Rio Negro no es fácil. Acá, en el territorio propio también vivimos malestares provinciales debidos a algunas insolvencias de gestión y de conducción administrativa y política que no ponen la suficiente capacidad, equilibrio en los recursos e inventiva para mejorar la calidad de vida de los comprovincianos.
Frente a estas dificultades comprometemos el esfuerzo y la militancia. En recuerdo de Néstor pero también como un homenaje a él.
Somos peronistas y somos frentistas. Y sabemos en qué lugar debe estar nuestra identidad política como eje vertebrador y trascendente de todo espacio compartido y de toda coalición de gobierno. Por eso también nos comprometemos a no dejar caer las banderas de la organización partidaria, a que no se las distorsionen y en el caso de Rio Negro el compromiso es evitar que se siga asociando, al peronismo provincial con las derrotas electorales.
Un abrazo militante querido Néstor Kirchner. Acá estamos. Intentando seguir tu huella.

Representantes en Villa Regina de este espacio Mingo Vallejo – Pablo Figueroa

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here